lunes, 20 de noviembre de 2017

TÚ -3-

Ya iban dos mensajes privados lanzados con ciertas amenazas, hacia la idiota de su hermana, pero al parecer era ciega o idiota. Votaba por lo segundo. Pensó con muy poco humor, lanzando su teléfono móvil sobre la mesa, para agarrar la última galleta bañada de chocolate y darle un buen mordisco.
La dominaba el ansia de golpear. Al final, iba a tener que apuntarse a un gimnasio para desquitarse, si la cosa seguía por aquel camino. O comprarse un saco y colgarlo en su despacho y otro, en casa.
Y no hacía falta ser muy listo, para saber que le plantaría dos fotografías. Una de Laura y otra de Oliver.

lunes, 13 de noviembre de 2017

Embaucando A Mi Princesa 3

Pero no hizo falta, que tuviera que ir con cuidado. Justo, cuando sus pies, bajaban del colchón, la puerta del camarote se abría, para descubrirle a un Gerard, que se cruzaba de brazos y la miraba enfurruñado.
-Buenos días princesa –Soltó con cierta pretensión-, espero que fuera reparadora la siesta. Y ahora, podrá decirme qué hace en mí barco.
Éste era idiota y aún no lo sabía. Pensó Harmonie, deteniéndose a mirarlo con el ceño fruncido por unos segundos.
-Dime por favor –alzó una palma al aire-, que no te has convertido en un secuestrador.

TÚ -2-

Por suerte, podía ignorarlo por un rato, extrayendo también su móvil y perderse por alguna aplicación. Pero al parecer, su hermana se había marcado aquel día, el objetivo de que cometiera asesinato con ella misma.
- ¡Uy, Oliver! –Sus ojos brillaron como quien tiene una gran idea, algo, de lo que empezaba a sospechar que su hermana era completamente pésima-. Deberías tener guardado el teléfono de Estela.
- ¡Y una mierda! –Soltó en un bramido, sin detenerse a pensar en cómo quedaba su educación.
- ¡Estela! –La reprendió Laura ofendida, mientras que Oliver, parecía estar pasándoselo genial.

domingo, 12 de noviembre de 2017

Tan solo amor 25° - Gaby Ruiz



Terminaron de comer y Marcos acompañó a Mía a instalarse en el mismo hotel de la vez pasada. Él le afirmó que tendrían lugar para ella, aun cuando temía que no por la falta de reservación.
– ¿Eso fue problema antes? –preguntó Marcos con una sonrisa segura y ella negó– ¿por qué te preocupa ahora?
  No lo sé. Supongo que no había pensado en eso… es un hotel muy bonito –dijo.
– Lo es –confirmó él girando el auto a la derecha.
– Marcos…
– ¿Sí, amor?
– Acaso tú… ¿eres dueño del hotel o algo así? –bromeó ella.

viernes, 10 de noviembre de 2017

Becaria Pueblerina 24

Zack, entraba por la puerta de urgencias con paso apresurado y semblante serio, buscando con la mirada a su mujer. Cuando la localizó, en parte respiró con más calma, al ver que físicamente se hallaba bien.
-Tesoro –Susurró reclinándose junto a ella, para llevar su dedo índice a su barbilla y alzarle el rostro, para mirarla a los ojos y depositar un beso suave, en sus carnosos labios-. ¿cómo estás? ¿Sabemos algo ya?

jueves, 9 de noviembre de 2017

Tú -1-

El sol de primavera, hacía que el salir a pasear a Ducke, fuera una caminata de placer. Un momento del día, que tenía para poder dejar vagar su mente, sin tenerla atenta en ningún asunto o en su querido hijo, Daniel, de cuatro años.
Esa delicada brisa fresca, le revolvía la melena color miel, bajo la luz del sol, con unas caricias suaves. Agradables. Causando, que más de una vez, alzara su rostro hacia los rayos del sol.
Que calma. Pero sabía, que, en poco rato, se terminaría su respiro. O antes de lo esperado, gimió con un poco de disgusto, ante la melodía de su teléfono.

Aprendiendo A Seducir 39

Alex, se acercó con las manos en los bolsillos y cierta sonrisa traviesa, a su primo y Patrick, quienes lo miraban con el ceño fruncido.
- ¿A qué vienen ésas caras de enfado? –Les solicitó con toda calma.
-Acabas de joderme la boda –Siseó Donovan con la mirada estrecha-. Me parece suficiente motivo, para romperte la nariz.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Noches en el Balcón 38

Salir a los pasillos, en mitad de las clases, era toda una maravilla. No tenías que esquivar a nadie, ni recibir, empujones de nadie. De modo, que, en poco tiempo, llegó al despacho de Eric.
Pero precisamente, en aquel momento, toda la adrenalina que le corría por la sangre, parecía haberse disuelto.
Ya se lo recalcaba mucho su madre, de que debía aprender a controlar ésos impulsos repentinos, que tenía de vez en cuando con Eric, porque alguna vez le causarían algún problema o situación vergonzosa.
Mejor daba media vuelta, y ya hablaría con él, sobre ése examen, por medio del móvil. De ése modo, su profesora no se extrañaría por su tardanza.

sábado, 21 de octubre de 2017

Tan solo amor 24° - Gaby Ruiz



– Tú no sabes nada –rió finalmente él– no tienes ni idea de lo que viste.
– ¿Ah no? Eres un hombre… ¡tenías que ser un hombre!
– ¿Eso es nuevo para ti? –Marcos seguía jugando y ella empezaba a impacientarse– ¡claro que soy un hombre! ¿No era un hombre antes?
– ¡Sabes perfectamente que no me refiero a eso, Marcos! –gritó Mía con rabia– pensé que eras diferente pero… veo que no.  Y decías que me amabas…
– Tú fuiste quien me pidió que te olvidara. ¿Lo recuerdas? –Marcos señaló con calma y Mía sintió sus mejillas enrojecer– ¿lo ves? Tú querías que te dejara tranquila y yo…
– ¡Y tú buscaste a la primera modelo rubia y tonta que se cruzó por tu camino! ¿Por lo menos podía ser alguien más…? –hizo un ademán en el aire.

viernes, 20 de octubre de 2017

Amor en Alaska 4°



Se recogió el cabello y trató de ignorar la imagen que le devolvía el espejo, tomó sus cosas y salió.
Camino a la tienda pensó que quizás necesitaba alguna actividad, algún hobby que mantuviera su mente ocupada en lugar de desvariar, pero tampoco  tenía tiempo para ello. El trabajo tendría que bastar, como siempre.
Fue un día ocupado, había llegado mucha mercadería y tenían muchos clientes, eso la mantuvo ocupada y lejos de sus inquietudes. Los dos días siguientes fueron igual  hasta que  su rutina laboral fue interrumpida por la llegada de Kenai, venía acompañando a Evan, como desde que eran chicos, pero Rachel fue más consciente de su presencia. Incluso contó mentalmente el tiempo que había pasado desde la última vez que lo había visto.  Se sintió inquieta por eso pero no tuvo tiempo de profundizar pues uno de sus empleados se acercó cargando unos faroles que habían llegado y tropezó dejándolos caer. Hubo un estruendo, exclamaciones y  trozos de vidrio saltando por doquier. Rachel quedó rodeada por los fragmentos, de hecho sentía ardor en un tobillo así que imaginaba que alguna esquirla había llegado a cortarla.

miércoles, 4 de octubre de 2017

Embaucando A Mí Princesa 2

Y media hora después aproximadamente, de haber escuchado a su padre, llegaba al puerto marítimo para encaminarse al club náutico, al que también pertenecía Gerard.
Suponía que había logrado escaquearse, gracias a la gran cantidad de gente que había en los juzgados principales. Bien podía decirse, que prácticamente, se hallaba el noventa de la población.
Y nadie la miraba raro, al verla tan elegante.
Pero, aun así, tenía que ir mirando por encima del hombro, por si veía alguno de los guardaespaldas de la casa real. Encontraba algo extraño, que no la tuvieran extra vigilada.
Las puertas correderas se abrieron, dando paso al enorme vestíbulo del lugar, donde pudo vislumbrar al jefe encargado de allí, quien, al verla frunció por un segundo el ceño, para instantáneamente hacer un leve gesto de inclinación de cabeza.

lunes, 2 de octubre de 2017

Noches En El Balcón 37

Salió de la clase a la selva de alumnos, caminando por los pasillos, para soltar un profundo gruñido, mientras se alejaba a grandes pasos hacia la planta de arriba, sin detenerse ante los gritos de su amiga Carlota, quien casi le pisaba los talones.
Solo se detuvo, a esperarla cuando casi llegaban a sus taquillas, lugar donde apenas había nadie.
-Al fin –Confesó con falta de aliento-. Por qué no te detenías cuando te llamaba –Replicó confusa-. Eric, mandó a llamarte nada más salir tú despavorida de la clase.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...