jueves, 23 de enero de 2014

Conociéndote 16



-¿Marco? – preguntó ella a su vez y al recordar lo que tenía en la mano imaginó lo que su hermano estaba pensando.
-Salgamos..-dijo simplemente él  y salió de la farmacia esperando que ellos lo siguieran.
-¿Estas embarazada? – preguntó tan pronto estuvieron en la puerta
-¡Claro que no! – gritó ella
-¡Es una tarea de la escuela!- dijo Ben a su vez y la mirada del hermano se posó sobre él.

-Tú…¿cómo te llamas? – dijo con brusquedad apuntando a Benedict con el dedo
-Marco, no hagas esto, no es lo que crees. Es mi compañero de clase y esto era parte de un proyecto que debemos presentar…
-Soy Benedict Cole – intervino el chico interrumpiéndola
-Vete a casa Lena, y quiero hablar con tu “compañero”
-Sí, ve…- insistió ben.
-Pero..
-Quiero hablarle Helena, sólo eso. Vete a casa.
-Estaré bien – dijo Ben.
-Vamos a allá, hay una a cafetería donde podemos hablar – dijo e indicó hacia la esquina de la otra cuadra.
-¿Sólo vas a hablar con él, verdad? – preguntó Helena a su hermano mayor.
- Ya dije que sí, vete a casa que luego también hablaré contigo.
-Marco Wilde, como hagas algo….
-Vete, es tarde y papa debe estar esperándote para cenar .Tú, ven conmigo – dijo y salió caminando en dirección a la cafetería.
Helena protestó , pero los dejó ir,  su hermano sólo estaba intentando protegerla  a su manera torpe, y Ben…ella confiaba en él, se las arreglaría bien.
Los dos hombres llegaron a la cafetería, Marco hizo una seña a la mesera y pidió dos cafés, una vez que les sirvieron se sentaron frente a frente.
-Explica – dijo Marco dando un trago y Benedict le explicó sobre el trabajo que estaban haciendo y como todo había sido un gran malentendido
Una vez que terminó de explicar, Marco lo miró fijamente y lanzó su próxima pregunta..
-¿Qué quieres con ella? Mi hermana no es alguien con quien puedas jugar, ya su vida es bastante difícil como para que algún imbécil se la arruine más. – dijo y la mirada de Benedict cambió, se endureció.
-No lo sé, en la escuela dicen que sale con tipos de los bares – contestó Ben y Marco se estiró sobre la mesa y lo agarró por la camisa con una clara intención de asesinarlo.
-Mi hermana… – masculló mientras lo sostenía con fuerza y Benedict siguió hablándolo mirándolo con el mismo tipo de mirada asesina.
-Ella tiene que soportarlo por tu culpa, por las veces que va a buscarte borracho a los bares, es probable que alguien la haya visto salir contigo así como los vi yo el día que la ayudé a llevarte a casa. Si de verdad te preocupas por Helena, deja de beber…-le dijo con dureza y el hombre lo soltó y medio sonrió mirándolo diferente, como si lo evaluara.
-¿Entonces ella te importa de verdad?
-Sí – contestó simplemente Benedict.
-Repetiré mi pregunta que quieres de ella…
-Ser su amigo, alguien en quien pueda confiar. Helena no confía en nadie, ni pide ayuda.
-¿Sólo eso?
-Estoy enamorado de ella, así que…
-¿Mi hermana lo sabe?
-No, me ha costado mucho llegar a donde estamos, no quiero espantarla.
-¿Eres alguien que puede protegerla?
-Ella sabe karate. – respondió en broma tratando de aligerar el peso de lo que acababa de confesar. Era la primera vez que decía en voz alta lo que sentía por Helena.
-No hablo de eso, niño listo, sabes a qué me refiero…en la escuela, lo que se dice de ella, toda la porquería…¿puedes cuidarla? ¿ o estar a tu lado lo empeorará todo para ella?
-Sí, puedo cuidarla y  quiero hacerlo.
-¿Eres un buen estudiante o un bueno para nada?
-Soy el delegado de la clase – respondió él - con el mejor promedio.
-Ella ha tenido una vida difícil y es en serio,
-Lo sé.
-¿Qué tanto sabes? – pregunto el hombre mirándolo extrañado.
-Lo sé todo, ella me lo contó.
-Vaya, eso es raro, pero como sabes mi madre, su mejor amiga e incluso nosotros le hemos dado momentos duros,  ninguno de nosotros ha ayudado a facilitarle nada, aunque la queremos le complicamos la vida…no necesita a nadie más así en su vida.
-No voy a complicarle la vida, quiero que ella esté bien.
-De acuerdo, pero si lo arruinas te mato. Si lastimas a mi hermana, si la veo llorar por tu culpa…iré por ti.
--¿Dejarás de beber? Lo dijiste,  ella ya tiene demasiado sin toda esa basura.
-Sí voy a intentarlo…así que cuídala, te confío a mi hermanita, y mantén tus manos alejadas, si la embarazas, te hago puré.- le dijo finalmente y Ben se sonrojó.
-Yo…-titubeó y el hermano de Lena sonrió plenamente divertido por la reacción del chico.
-Está bien chico, me caes bien. Ahora vete a casa, es tarde- dijo y Ben se puso de pie.
-De acuerdo, pero tú también te vas. No vas a beber hoy.
-Sí, creo que de verdad me gustas – dijo el hermano de Lena, dejó unos billetes sobre la mesa y salió junto a Ben dándole una palmaditas en la espalda.
Al salir, estaba en la vereda de enfrente, esperándolos aún.
-¿Qué haces aquí? Te dije que fueras a casa…- dijo Marco al verla.
-¿No le hiciste nada, verdad?- preguntó ansiosa
-Tu amigo está perfectamente bien – dijo él y remarcó la palabra amigo aunque Lena no lo notó, Ben sí.
-Nos vemos mañana…- dijo Lena a Benedict y su hermano se giró.
-Oye chico, acompaña a mi hermana a mi casa…tengo algo que hacer.
-¿ Dónde vas? – preguntó Lena preocupada.
-A la farmacia, ¿recuerdas? Iba a comprar algo cuando me sobresaltó la posibilidad de ser tío…
-¡MARCO! – chilló ella poniéndose colorada
- Nos vemos, Lena. No te preocupes, me portaré bien- dijo guiñándole un ojo y luego se marchó dejándolos solos.
-Lo siento….-dijo ella avergonzada mientras caminaban hacia la casa. Ben siempre veía lo peor de ella y de su vida, no le gustaba eso.
-Está bien, él sólo estaba preocupado por ti. Sólo hablamos.
-Demoraron mucho – dijo ella.
- Teníamos cosas de qué hablar.
-¿Cosas?
-Sí, tenemos algunos intereses en común – respondió evasivo.
-¿Se puede saber qué intereses tienes en común con mi hermano, delegado?
-No, cosas de hombres – dijo él y ella agitó la cabeza.
-Es aquí , gracias por acompañarme…supongo– dijo Lena deteniéndose frente a la puerta de su casa y recordando que él había sido medo forzado por su hermano.
. Fue un placer, y ¿sabes algo? Hace tiempo me pregunté cuándo podría ser capaz de hacer esto…
-¿Hacer qué?
-Acompañarte hasta la puerta de tu casa.
-No es algo tan raro…quiero decir…- medio titubeó ella pensando que sí era raro, algo tan común y tan extraordinario como caminar junto a un chico hasta su casa, caminar sin sentirse incómoda o preocupada, sin tener que levantar escudos para ocultarse.
- Nos vemos mañana – dijo él viendo que estaba algo confundida.
- Sí, hasta mañana….Benedict.
-¿Sí?
-Gracias.
-¿Por acompañarte?
-Por todo – dijo ella y le sonrió.












6 comentarios:

  1. Lo dijo!!!
    La ama, la ama... aich... que lindo capitulo. Y ella, comienza a estar algo agusto en su compañía. Que vio tarde,lo de que le acompañara a casa no era normal.

    Mujeres

    Quiero más, besos Bolívar rojo

    ResponderEliminar
  2. Aaaaay Ben lo confesó!! Me gustó mucho este capítulo, casi pensé que Marco no permitiría que Ben le explicara nada jaja. Pobre Lena tan preocupada y bueeee, al final todo salió bien.
    Ahora, a esperar el siguiente paso de Ben.
    Abrazos y gracias Nata!!

    ResponderEliminar
  3. cuando el dijo hace tiempo queria hacer esto" pense que la besaria, pero no... y mejor así, mejor lento y seguro que Lena es un caso mas complicado. gracias me encanta esta historia. ya quiero mas de esta y de las demás que aun no estan terminadas... pero tengo paciencia asi que no crean que las estoy apurando.

    ResponderEliminar
  4. Que lindo capítulo. Me encanto la timidez de él al confesar que la amaba.
    ¡¡Que bonito!!
    Como siempre, Nata, esperando más.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  5. No te olvides de esta historia, muero por un capi mas!...un beso grande, y gracias por alegrarnos con tus historias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pronto volverán! gracias y saludos Julissa!!

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...