domingo, 24 de abril de 2016

HC "El Coso" 7 de 7


-      ¿La empresa me está haciendo una acusación formal? – Me dirijo al padre de Lucille. – Si es así, quiero saberlo…
-      Yo también quiero saberlo. – Interviene de pronto Luke y más murmullos surgen. – Porque es una acusación que me involucra, a mí, a mi empresa.


-      Salgan todos de aquí. – Dice uno de los directores.
-      No. – Digo de pronto. – Quiero que a todos aquí les quede claro que es lo que está pasando y sobre todo que se me está haciendo una acusación infundada, basada solamente en los prejuicios de David y más que nada probablemente basada en sus celos ridículos. – Me queda viendo todo el mundo con los ojos abiertos por mi osadía. Luke también y parece entender que puedo defenderme sola.
-      ¡Que rayos estás diciendo! – Explota David.
-      Mejor te callas. Tengo testigos de tu acoso constante. – Le digo y se calla al instante.
-      ¡Eres una maldita demente! – Arremete Lucille levantándose de su silla.
-      Tú te sientas. También tengo testigos y pruebas de tu acoso laboral, el de tu novio es acoso sexual, veo porque ambos se llevan tan bien, tal para cual. – Estoy que no puedo parar, algo me impulsa y seguro es mi lado descarado y carente de miedo a quedarme desempleada. – Si de acusaciones se trata Sr. Moran – Le digo al padre de Lucille. – Yo si tengo pruebas, testigos y todo lo necesario para presentarlas en contra de estas dos personas. Solicito que de la misma manera si me están acusando de filtrar información me lo hagan saber.
-      ¿Por qué? ¿acaso contratarás a un abogado? – Dice Lucille burlona tratando de salirse con la suya.
-      ¿Te suena Wayne, James y Asociados?
-      Oh, por favor es uno de los dos bufetes de abogados más caro y reconocido de la ciudad. No me digas… - Empieza a reír cual bruja maléfica - ¿Una secretaria se los puede permitir?
-      Claro, Crissa Wayne trabaja allí, hija de uno de los socios, de las mejores de la firma, quien fácilmente y encantada de la vida tomaría este caso, porque no solo es mi mejor amiga sino también porque has sido sumamente grosera con ella, cada que ha venido a verme.
Lucille parece desestabilizarse, veo a varios checando lo que acabo de decir en sus teléfonos. Seguro la búsqueda ahorita es sobre Crissa Wayne. Crissa ha sido mi mejor amiga desde el kínder, pese a su vida como niña rica tiene los pies en la tierra, nunca he presumido de su amistad o las influencias que fácilmente puedo obtener por ser su amiga, el padre de Crissa me trata como hija de hecho.
Puedo asegurar que no tendría que pagar ni un centavo si solicito una demanda, Crissa le trae unas ganas inmensas a Lucille, se la estaría sirviendo en charola de plata. Alguien le pasa un teléfono a Lucille y probablemente está viendo una foto de Crissa pues veo que palidece un poco.
-      ¿Crissa es hija de Marcos Wayne? – Me susurra Luis.
-      Sí.
-      ¿Por qué nunca me dijiste?
-      Shhhh. – Le callo.
-      Eso no responde a nada sobra tu supuesta inocencia. – Dice David aun exaltado.
-      Creo  que es suficiente. – Dice Luke levantándose de pronto de su silla. – ¿Esto fue preparado para arruinar la fusión? – Le pregunta al padre de Lucille.
-      ¡Claro que no, esto surgió de la nada!
-      Usted y yo gracias a nuestros abogados estamos al tanto de cada paso de la negociación, creí que todo había quedado claro, y creo que es más que obvio que nada se ha filtrado, cada duda, cada detalle a resolver lo hicimos nosotros en presencia repito, de nuestros respectivos abogados. Si yo fui quien mas reparos puse a la fusión, fui claro y concreto sobre los puntos que no me convencían ¿no es así?
-      Por supuesto. – Dice Moran y se levanta igualmente de la silla con gesto apaciguador.
-      ¿Su hija y su novio siempre intervienen de esta manera?
-      No, no. Claro que no.
-      Si en cada junta sobre este proyecto va intervenir gente que parece no tener conocimiento alguno y sobre todo gente que únicamente quiere show para su propio beneficio, esto no va llegar a ninguna parte Moran. – Dice Luke metiendo ya sus documentos en su portafolio.  Todos estamos estáticos, incluyéndome yo, ¿Qué va pasar ahora? ¿He echado a perder este contrato? ¿podré encontrar otro empleo? Bueno, Crissa siempre me ha dicho que puedo trabajar en el bufete, aunque ser secretaria de abogados es muy distinto a serlo de ingenieros. – Quizás sea buen momento para recordarle que mi empresa usa los servicios de Wayne, James y Asociados y usaré esa vía si vamos a parar esto. Kendra no ha filtrado información alguna. – Dice y me mira. – Si se le acusa de eso, se me está lanzando de igual forma una acusación a mí ¿Deberíamos llevar esto a la corte David? ¿Lucille? – Le dice y la mira con suma seriedad. Ya nadie ni siquiera se atreve a murmurar.
David carraspea incomodo y Lucille palidece en su totalidad y mira a su padre, el cual parece estar furioso con ella y David.
-      No. No tenemos que llevar esto a ninguna parte. – Dice ella rápidamente.
-      Sanders, podemos arreglar esto. No nos precipitemos.- Añade el sr. Moran. – Todo esto ha sido más que un error, un terrible error y deberás por favor disculparnos.
-      En ese caso, fijemos otro día para reunirnos para los últimos detalles y que solo esté la gente involucrada.
-      Claro, claro. – Acepta de inmediato Moran.
-      ¿Puedo decir algo? – Cristian mi jefe inmediato había estado callado absorto en toda la conversación. Sin esperar respuesta habló. – Kendra ha sido excelente en su trabajo todo este tiempo, pondría mis manos en el fuego para asegurar que es integra y jamás filtraría información alguna aunque de su novio se tratase. – Mira con curiosidad a Luke. – Es discreta, demasiado y sobre todo competente, hace el trabajo de dos o más personas y es valiosa para nuestro departamento. Luis y Jaime pueden corroborar lo que he dicho.
Oigo como Luis y Jaime también lo aseguran y de pronto siento unas inmensas ganas de llorar, pude con las tonterías de Lucille y David en público, puedo con lo malo, pero con lo bueno, con esta acción de mi jefe reconociendo lo que valgo, me siento débil de pronto, la adrenalina de la situación va pasando y solo quiero irme a casa, hacerme una bolita en mi cama y no salir de allí en mucho tiempo.
-      Le deben una disculpa a Kendra. – Dice Luke. David y Lucille se ponen rojos ya no sé si de vergüenza o de ira.
-      Ya oyeron. – Dice Moran y con mortificación oigo las escuetas palabras “discúlpanos” sé que no puedo aspirar a más de parte de esos dos y la verdad, ya no me importa.
-      ¿Quieres demandarlos? – Me dice Luke serio.
-      Solo que me dejen en paz. – Atino a decir abrumada.
-      Entonces renuncia y vente a Diseños S&C. – Los murmullos regresan con todo. Yo solo sonrío asombrada ¿Qué más puedo hacer? No me salen las palabras de mi boca.
-      ¿De verdad están comprometidos? –  Es Jaime quien hace la pregunta que flotaba desde el inicio. Me paralizo de terror, este día yo acabo en urgencias, mi corazón no soportará tanta presión.
-      Sin Kendra no podremos salir a flote. – Dice Luis.
-      Creo que ya dije que hace el trabajo de dos o tres personas. – Añade Cristian.
-      Sí. – Dice Luke mirándome con intensidad.
-      ¿Sí qué? – Se atreve Lucille a preguntar.
-      Si estamos comprometidos. – Extiende su mano hacia mí. ¡rayos y centellas! ¿estoy en  una realidad alterna? ¡toma su mano, tonta! Me dice una vocecita, ok no, no era una vocecita, es Jaime quien me lo dice. Camino como autómata hacia él y tomo su mano, lo siguiente es que él sin más contemplaciones, saludos o despedidas me saca de allí y a lo lejos oigo como todos hablan al mismo tiempo, ríen y en general es un alboroto, oigo sollozos y creo que es Lucille.

Luke sigue aferrando mi mano mientras caminamos por el pasillo, yo lo sigo aun tratando de entender todo lo que ha pasado, todo aquel a quien topamos nos queda viendo. Va tan rápido que tengo que trotar para ir a su paso. Cuando nos detenemos a tomar el ascensor percibo que está muy molesto, trago saliva. Es mi culpa, todo es mi culpa. Tuvo que admitir algo falso delante de todos solo por salvarme. Quizás tiene novia, no sé que consecuencias habrá para él debido a mi culpa, por querer salvarme.
Estoy por disculparme profusamente, pero el ascensor abre sus puertas él me lleva hacia dentro y  tropiezo al entrar.

-      Auch. – digo al tropezar.
-      ¿Estás bien? – Dice rápido.
-      Sí, pero. ¿podrías soltarme? Mi mano se va poner azul.
-      Claro, lo siento. – Estoy por soltar todas mis disculpas, cuando entra más gente. Llegamos a recepción y vuelve a tomar mi mano para mi sorpresa solo que esta vez con suavidad. Pasamos delante de Jaz y nos mira con los ojos muy abiertos, vocaliza un “mentirosa” y hago lo mismo pero diciendo “luego te explico”. Salimos a la calle y seguimos caminando, parece que vamos a recorrer la ciudad a pie o algo así.
-      Espera. Por favor, espera. – Y lo detengo.
-      ¿Te he vuelto a lastimar?
-      Perdóname, en serio yo… no sé ni que palabras usar para que puedas creer y entender cuanto lo siento. Te puse en una situación horrible allá dentro y todo es mi culpa, ahora has tenido que decir una mentira solo por salvarme y no sé que consecuencias tendrá eso para ti. Es solo que… sé que debí haberme quedado callada pero… - Odio que pase pero se me empañaron los ojos. – Ya era mucho lo que había tenido que soportar. Debí detenerme pero…
-      No digas más. – Me puso sus manos en los hombros.
-      Pero, estás molesto y yo…
-      Molesto si, pero precisamente por lo que veo que has tenido que aguantar. Cualquiera con dos dedos de frente sabe que volverías loco a cualquier hombre pero eso no le da derecho a nadie de acosarte sexualmente, ni tampoco le da derecho a acosarte laboralmente a una mujer envidiosa. Tampoco es justo que se te denigre o acuse con facilidad pasmosa solo porque la hija del dueño lo hace. ¿Cómo has sobrevivido allí? – Parpadeo de la impresión por sus palabras ¿Cualquiera con dos dedos de frente sabe que volverías loco a cualquier hombre? Sí, claro. Se me desliza una traidora lágrima, menos mal que ya no siento ganas de llorar, simplemente esa gotita traidora quiso aventurarse fuera de mi ojo, él la limpia con suma delicadeza con un dedo y me dice: No llores por favor.
-      Perdón.
-      Deja de disculparte.
-      Puedes decir que terminamos porque no quise renunciar a la empresa o algo así. O que no querías rastro de dudas en el proyecto y decidimos dar por finalizado todo o… -
-      O mejor esto. – Me dice y pone su mano en mi mejilla se acerca y me besa ¡cielos! Es un beso casi inocente, casi, pero mis piernas vuelven a ser de gelatina. Toca mis labios suavemente y con toda tranquilidad entreabre mi boca con la suya, empieza tranquilo, sin prisas pero poco a poco vamos subiendo la intensidad ambos, cuando me percato tengo mis brazos alrededor de su cuello y él ahora me rodea la cintura, se nos olvida que estamos en la calle a vista de medio mundo y a unos cuantos pasos de donde trabajo, hasta que oigo un carraspeo fuerte a mi espalda intento separarme, pero él no parece querer soltarme, en mi segundo intento me deja ir. Ambos estamos agitados.
-      Bueno, veo que al parecer se llevan muy pero que muy bien. – Es Crissa con una cara de querer morir de la risa.
-      Si alguien te pregunta estamos comprometidos. – Le dice Luke con una amplia sonrisa.
-      ¿Ah sí? ¿pero, por qué?
-      Larga historia. – Le digo yo.
-      Más bien corta. – Dice Crissa.
-      Bueno, digamos a los curiosos que fue amor a primera vista y así ya no preguntarán nada. – Le digo entre risas.
-      Una fresca mañana frente a una tienda de arte. – Dice Luke añadiendo a la historia.
-      Muy bien, ¿Qué más podemos añadir? – Le digo aun divertida.
-      Que lucías hermosa y adorable.
-      Va genial, prosigue…
-      Que no querías entrar en la tienda aunque traté de que lo hicieras y que estuve a punto de seguirte pero mi hermana salió y me arrastró adentro.
-      ¿Estás hablando de esa mañana que no entré a esa tienda? ¿Es de tu hermana?
-      Sí y podemos añadir que tienes la capacidad de desaparecer con rapidez, en la tienda por ejemplo en segundos ya no estabas y cuando vuelvo a verte, acosada por un idiota el que iba corto de tiempo era yo. Llegué tarde a una junta importante, pero se me olvidó por completo por cierto, no me importó ser arrastrado a un callejón mugroso, porque la que me arrastraba eras tú.
-      Wow. – Exclamó Crissa.
-      ¿Hablas en serio? – Volteo a ver para todos lados, esperando ver alguien de la empresa y que todo lo que ha dicho sea para el chismoso o chismosos.
-      ¿No me crees? – Pregunta sorprendido.
-      Lo siento, como he ido de acá para allá en dos realidades distintas yo…
-      ¡Serás boba! – Dice Crissa y me empuja hacia él. – Soy abogada ¿recuerdas? Sé que dice la verdad, no hay nadie de tu horrible empresa viendo nada. Anda y bésalo, sino lo haces tú lo hago yo.

Bueno, no necesité más impulsos para hacerlo.

Un año después.
No trabajo en Diseños S&C, pero tampoco en Glorius Dreams, pero sí trabajo para ambos. Suena confuso pero en realidad, ambas empresas han decidido hacer más proyectos en conjunto visto el éxito del primero, así que hay un departamento que funciona como enlace entre ambas y que maneja todo lo relativo a los proyectos en fusión. Yo trabajo allí con Cristian, Luis y Jaime y otras veinte personas más. Tenemos un piso solo para nosotros fuera de Glorius Dreams y como a dos calles de Diseños S&C. Mi sueldo ha sido incrementado de tal manera que no tengo objeción alguna y tengo mi propia asistente. Lejos de Lucille a quien ya no se le deja participar en ninguna junta, he respirado por fin y disfrutado finalmente de mi trabajo. David supe que había sido despedido y Lucille había terminado con él. No los he visto desde esa vez. Crissa sigue arrasando en su trabajo, me rogó en innumerables ocasiones que demandáramos a Lucille, tuve que detenerla. Eso ya es un capitulo cerrado de mi vida. Mi móvil suena y recibo una foto de mi desafortunado mueble de cartón, con los meses se ha puesto más feo si cabe, pero no he querido tirarlo llega con un mensaje que me hace reír.

El mensaje dice:
-      El coso o yo, decide de una vez. – Riendo respondo enseguida.
-      Los quiero a los dos.
-      Mala mujer.
-      ¿Qué te hace el pobre mueble? ¡Nada!
-      Tengo que verlo cada que estoy en tu casa. Eso no es un mueble. Es un crimen para los ojos y para la humanidad. Además veo que lo prefieres a él que a mí.
-      ¿Estás celoso? – Escribo sin dejar de reír.
-      Por supuesto que sí.
-      El coso es mi creación, míralo como un hijo mío.
-      Ningún hijo tuyo será así de feo, porque eres hermosa y porque yo seré el padre. Ya ven a casa. Te extraño.
-      Estoy por salir. ¿A la tuya o a la mía?
-      La nuestra.
Luke ha diseñado nuestra futura casa. Llevo un anillo en mi dedo desde hace unos meses, uno de compromiso, solo que esto es muy pero muy real. La casa ya ha sido construida, están con los acabados finales, nos casaremos allí, tiene un jardín inmenso y ya hemos hecho colocar muchos distintos tipos de flores. Llego y Luke me recibe como siempre con un beso intenso y profundo.
-      ¿Cómo va todo? – Le pregunto aun pegada a él.
-      Perfecto. Están limpiando. Ahora empezaremos a elegir los muebles.
-      Genial.
-      No traerás a tu coso ¿verdad? – Pregunta con gesto fingido de susto.
-      No sé… - Digo juguetona.
-      No me caso si lo traes. – Amenaza riéndose.
-      No me caso si no me dejas traerlo. – Le digo pero seria.
-      ¿hablas en serio? – Dice sorprendido.
-      Es que hay algo que no sabes.
-      ¿Qué lo prefieres a mí? – Dice refunfuñando.
-      No, que por el coso nos vimos ese día frente a la tienda de tu hermana. Sino hubiera sido por él no nos hubiéramos conocido. Es más el coso debería ser tu damo de honor o algo así.
-      Los hombres no tenemos damo de honor.
-      Por el coso te conocí. – Le digo abrazándolo.
-      Tú ganas, pero irá en el ático.
-      Está bien, con que esté aquí. Me recuerda lo afortunada que fui al conocerte.
-   
Osea que terminaré agradeciéndole al coso… - Me mira y sonríe con ternura y amor. – Sí, le daré las gracias. Definitivamente.  

2 comentarios:

  1. ¡LA AMÉ! De principio a fin sis, me encantó, me divertí mucho y precioso fina.
    Querido Coso, donde quiera que estés descansa en paz....haz hecho un trabajo magnífico y nos has dado una HC!!! Y sis...¿Ojos negros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias sissss, que bueno que te gustó. Sigo en proceso con las demas jeje.. besos

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...