martes, 24 de abril de 2012

Dark Ángel 1 "Un Ángel a Medianoche" Cap 23


Ni ella encontró a Su y a Brisia, y tampoco vieron rastro alguno de Alexander y Miguel. Parecía que se los había tragado la tierra.

-      Creo que se fueron juntos. – Comentó Rafael no dudando por un instante que eso había pasado.
-      Ni siquiera se conocen.
-      Eso no detendría para nada a Alexander o a Miguel, créeme.

-      Y si tú crees que se fueron con ellos, estás muy equivocado. – Objetó de inmediato.
-      ¿Tan raro sería? Ellas son dos mujeres que volverían loco a cualquier hombre y estamos hablando del hecho irrefutable de que ellos consiguen lo que quieren.
-      ¿Así como tú?
-      Exactamente, así como yo. – Sonrió con diversión.
-      Ellas nunca me dejarían sola. – Susurró para sí. Las tres despedían a los asistentes, hablaban con el expositor, y cerraban. Jamás lo  habían hecho sola.
-      No creerás que les ha pasado algo. – Dijo Rafael escéptico.
-      Si se fueron con tus amigos, me temo que no estaré tan tranquila. – Eso lo hizo reír. – Pero contrario a lo que pueda parecer, ellas se saben cuidar perfectamente solas. Me preocuparía más por Alexander y Miguel.
-      ¿Ah sí? – Preguntó con interés haciendo que ella quisiera haber cerrado la boca.
-      Sí. – se limitó a decir. - ¿Te muestro los cuadros?
-      Por supuesto. – Él aceptó el cambio de tema.

Kendra cumplió su papel de anfitriona a la perfección, fue amable y atenta con Rafael tratándolo como  un cliente más o esforzándose para que eso pareciera. Su cercanía la afectaba más de lo que debería y empezó a cuestionar por primera vez sus clásicos arrebatos impulsivos, que en esta ocasión la habían llevado a hacer una apuesta que a todas luces perdería si seguía frecuentándolo. ¿Sería tan malo? Se preguntó y aprovechando que él observaba una pintura lo miró de arriba abajo con detenimiento que después pasó a ser admiración, ciertamente era un hombre muy, pero muy guapo y si no se controlaba su mirada pasaría a ser de lujuria desvergonzada. De eso había acusado precisamente a sus amigas cuando habían podido ver a Rafael sin camisa y ella no, recordando que seguía sin saber de ellas, sacó su móvil de su diminuto bolso y marcó a Bri, pero no contestó. Solían tener los móviles silenciados cuando había eventos de ese tipo, lo más probable es que no hubiera escuchado. Marcó a Su y fue lo mismo. Vio a Steve, el expositor de la noche y este al verla se acercó de inmediato a ella.

-      No sabía que Su tuviera novio. – Le reprochó como si ella tuviera la culpa. Un momento, ¿novio? ¡Ella tampoco sabía!
-      ¿Novio has dicho? - ¿No estaban hablando de Miguel Cavendish, verdad? ¿cumpliría Su lo que había dicho?
-      ¡Por supuesto! Y no uno cualquiera, todo un multimillonario por supuesto, ¿que puedo hacer con semejante competencia? ¡Nada! – Gimoteó cual niño y eso exasperó a Kendra, recordándole lo dramáticos que podían ser algunos pintores.
-      Su no tiene novio, Steve. – Dijo ocultando su impaciencia.
-      Pues eso es lo que ella me dijo, en cuanto apareció un hombre alto y moreno en su campo de visión dijo que él había llegado por ella y fue hacia él, desaparecieron poco después, pregunté quien era y no hubo quien no supiera sobre el gran Miguel Cavendish. – Concluyó como si estuviera a punto de ponerse a patalear en una abierta rabieta  infantil y se giró para irse.  Kendra pasó por alto su actitud pero no sus palabras, ¡Se había ido con él!  No podía creerlo, bueno, en realidad sí. Pero a pesar del carácter abierto y temerario de Sulin, ella sabía perfectamente que había quedado un tanto marcada por las desagradables experiencias amorosas que habían tenido las tres y confiaba en que eso haría que ella se detuviera con sus locas ideas. Sulin podía ser muy aventurera pero no era chica de una noche ¿Qué rayos estaba pasando? ¿Y donde demonios estaba Brisia?  
-      ¿Todo está bien o sigues preocupada por tus amigas? – Preguntó Rafael.  – Todo parece indicar que por lo menos Sulin se ha ido con Miguel, si quieres le llamo para confirmarlo.
-      No, no. Ella sabe lo que hace.
-      ¿Entonces por que pareces preocupada?

Por que no sabía si Sulin sabía en la que se estaba metiendo, al conocer a los amigos de Rafael, vio que poseían la misma aura de poder salvaje, y determinación. No eran hombres fáciles de manejar como con los que ellas casi siempre trataban.
Aunque no debía olvidar que Su era experta en cuidarse a si misma, pero no se sentía como una loca amiga que estaba probando una nueva aventura, se sentía como una hermana mayor a la que no le agradaba la idea de que su hermanita se arriesgara solo por el placer de una nueva travesura.

-      No, no lo estoy. Simplemente estoy pensando en que me he quedado sola para cerrar la galería.
-      Yo estaré contigo. – Le dijo con él con esa sonrisa sensual y… peligrosa.
-      ¡Que alivio! – Ironizó ella. El verdadero peligro lo tenía al lado, en él, enfundado en un traje a medida y exudando tanta atracción que ella podía ver todas las miradas de abierta lujuria que le mandaban las mujeres presentes.  Por el rabillo del ojo vio a Derek. - ¿Me permites unos minutos? Necesito hablar con un amigo. – Avanzó hacia Derek quien la recibió con dos besos en la mejilla y tomó su brazo conduciéndola frente a una pintura y simulando hablar sobre la misma.
-      Me equivoco o estás hablando con nuestra última víctima. – Preguntó suavemente Derek, ese tono ella lo conocía muy bien, no aprobaba jamás que ellas se relacionaran de ningún modo con alguien que pudiera representar un peligro. A ellas les fastidiaba eso, por que era supremamente cuidadosas pero a regañadientes admitían que Derek podía tener razón, no por algo era de los mejores en su área.
-      Ignorarlo no hubiera servido de nada. – Dijo con una sonrisa que a vista de cualquiera era amistosa.
-      ¿Debo deducir entonces que también ha caído rendido por tus encantos?
-      Ese hombre no cae rendido ante nadie, puedes creerme. – Contestó con una sonrisa  bastante divertida. Recordando algo importante se volvió a él y le susurró al oído: - ¿Tienes idea donde se encuentran Bri y Su?

1 comentario:

  1. MÁSSSSSSSSSSSSS!! Así de simple, adoro a estas tres....

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...